Birding en Extremadura “Monfragüe”


Verano y vacaciones suelen ser sinónimos, y mi mujer y yo decidimos ir a Extremadura a pesar de la calor y la fechas, en vez de playa elegimos monte. Pero donde, pues ya que conocíamos el PARAÍSO de la Sierra de Cazorla, Segura y la Villas decidimos ir a algún lugar que estuviese repleto de aves, de grandes aves, de las reinas del cielo, la rapaces. Y buscando, pero sin buscar mucho ya que no hizo falta… todas las pistas indicaban ir al parque Nacional de Monfragüe. Manos a la obra decidimos ir a un bungalow en el “Camping Rio Jerte” en pleno valle donde las cerezas son las protagonistas aun teniendo en cuenta lo hermoso del paraje donde uno se encuentra, pero no vamos a hablar aquí de campings si no de aves.

Desde que estas a la altura de Cáceres solo tendrás que mirar al cielo para emocionarte al ver nada mas empezar tu camino unas majestuosas águilas… ¡Todo el camino acompañado! pero hay no acaba la cosa, mi destino era ir al Valle del Jerte donde esta el alojamiento para ir al día siguiente a Monfrague, pues, yo, que pensaba que solo vería a nuestras amigas en dicha sierra… Mis ojos me hicieron ver que tan ignorante era, pues solo tenia que tumbarme en la piscina donde me alojaba con unos prismáticos normales y corrientes para que mi imaginación navegase sola.

Y para el parque nacional no tengo palabras mas que de admiración… un paisaje increíble, unos cuidados excepcionales, y la atención al turista era primordial y muy atenta. En Villareal de San Carlos, que es el centro neurálgico del parque y primer lugar que visitar, nos dieron de un plano gratuito, nos indicaron las 2 rutas en coche y las 4 a pie, y no hay mas, el resto del parque no se puede visitar por ser acceso restringido. Mi primera impresión fue creerme que seria un día soso y no vería aves apenas, ¿pero nada de eso! En la primera ruta que se dirige al mirador del “Salto del gitano” y el castillo me impresiono ver una cantidad enorme de buitres leonados a tan solo 100 metros de mi vista… Todos posados en la roca o volando al rededor… Esta debe ser una parada obligatoria. Y en el castillo te cansaras bastante para subir a pie desde donde te deja el coche pero sus vistas son muy atractivas, pude observar un halcón peregrino, pero no sin mi debida espera y dificultad, diría que fue un golpe de suerte por como bailaba por el cielo.

Mapa indispensable de Monfragüe

Mapa indispensable de Monfragüe

Varios Buitres a la orilla del pantano

Varios Buitres a la orilla del pantano

Buitre leonado

Buitre leonado

En la ruta alternativa a esta y en dirección contraria desde el pueblo debemos de hacer 2 paradas obligatorias al menos, la primera sera en el mirador “la higuerilla” donde podremos ver a unas majestuosas águilas imperiales sobre el pantano, esto a pesar de que muchos lo catalogan como “aburrido” pues no lo podemos ver tan cerca como los buitres para mi es algo muy especial ya que no se pueden ver todos los días ni en cualquier lugar. Y tras hacerles las mil y una fotos pertinentes es muy curioso ver el estado de sus plumas deterioradas o ver la falta de ellas o las nuevas todo esto por la época de muda. Se nota un principio y un final de un ciclo de vida libre, todo el curso de un año que hace estragos y la preparación de una que esta por venir.

 

Águila sobre volando el pantano.

Águila sobre volando el pantano.

Y mientras por el camino...

Y mientras por el camino…

Y como ultima parada tenemos y mas que obligatoria el mirador “La portilla de Tiètar” donde veremos una estampa muy similar a las anteriores con los buitres, quizás con unas vistas no tan increíbles pero si la misma cantidad de ellas y mas cerca si cabe… ¡Ah! con susto incluido, nada mas quizás coger una curva, un amiguito en medio de la carretera… con una “turista” sin cultura animal de frente que me hizo sorprenderme mucho al ver que se baja del coche y le tira pan… ¡Si, le tiro pan!

Buitre en la carretera

Buitre en la carretera

Aquí vemos un par de Buitres leonados

Aquí vemos un par de Buitres leonados

En otra parte del pantano podemos ver una estampa casi duplicada.

En otra parte del pantano podemos ver una estampa casi duplicada.

Así que solo me queda decir que fue una experiencia inolvidable en la que cualquier amante de las rapaces se quedara boquiabierto y emocionado con las estampas que podrá ver allí. Un viaje que ni yo ni mi perro al que tuve que acabar cogiendo en brazos pues no podía mas con el camino podremos olvidar, así como mi familia que disfrutaron tanto o mas que yo.

Aqui mi perro derrotado tras una caminata severa cuesta arriba...

Aquí mi perro derrotado tras una caminata severa cuesta arriba…

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *